OIL & GAS

Entre las instalaciones de mayor nivel de riesgo hay que mencionar las refinerías: son instalaciones enormes, donde son infinitas las áreas donde un aumento improviso de presión podría ser catastrófico - desde las columnas de destilación a los separadores, desde los intercambiadores a las cámaras de reacción.

Para los grandes tanques a presión, conductos forzados y gasómetros, la mejor elección recae en los discos de ruptura modelo SCD, SCR y Y90: disponibles también en diámetros grandes, de hasta DN 900, pueden realizarse en materiales especiales (Hastelloy, monel, inconel) y son apropiados para entrar en contacto con sustancias corrosivas, como algunos derivados del petróleo. En los tanques atmosféricos, o bien en los sistemas antiincendio de espuma utilizados para proteger los tanques de almacenamiento del petróleo, son más recomendables los discos de ruptura modelo DCD y DIF.